5 Actividades que te envejecen… y cómo contrarrestarlas

antiarrugas

Todos queremos permanecer jóvenes el mayor tiempo posible. Todos queremos gozar de la buena salud y de la energía que implica ser joven, aunque debemos saber que ser joven no es estrictamente cuántos años tenemos, pues la medida de los años no siempre refleja la edad real de una persona.

¿Qué es la edad real? La edad real es la que nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestra actitud refleja. Sin duda has visto personas que debido a cómo lucen y cómo actúan, pareciera que son muchos años menores de lo que realmente son; y en cambio, seguramente también has visto personas que a pesar de tener una edad menor, se ven y actúan como si estuvieran ancianos.

¡En serio! yo conozco personas menores de 50 años que se comportan como unos verdaderos ancianitos, de todo se quejan, todo les duele, no quieren y a veces ni pueden ya hacer nada.

En cambio, conozco otras personas mucho mayores (de más de 65 años) que están perfectamente sanas, hacen mil cosas y son la jovialidad en persona.

Cada vez nos vamos dando cuenta de que esto no es una coincidencia ni es cuestión de suerte. Tiene mucho que ver con lo que hacemos nosotros en nuestro día a día, y eso es lo que define si vamos a mantenernos joviales por mucho tiempo, o si vamos a dejar que nos lleve el tren (bueno, no literalmente)

Claro está que, todos vamos a envejecer tarde o temprano, a todos nos van a salir arrugas y como decía mi abuela, todos nos vamos a morir algún día, pero tampoco se trata de ayudar a adelantar la fecha… ni de pasarla fatal en lo que llega, ¿no crees?

La idea más bien es cuidar del cuerpo que tenemos para que se conserve mejor y nos dure útil por muchos años… pues es el único que tenemos.

Para darnos una idea de lo que nos puede ayudar a mantenernos jóvenes por más tiempo, vamos a identificar cinco de las actividades que más envejecen, para ver qué hacer para evitarlas y contrarrestarlas :)

 

  1. Comer fatal

malos habitos alimenticios

Al comer, estamos dejando que ingresen a nuestro cuerpo sustancias que después utilizará para obtener energía, reponer tejidos, convertir en componentes necesarios, etc. Cuando comemos cosas adecuadas para nuestro cuerpo, le facilitamos el trabajo porque se puede dedicar a su trabajo normal para construir/regenerar/proveer/eliminar.

En cambio, cuando le damos al cuerpo cosas que NO son adecuadas para él (alimentos demasiado procesados, azúcares refinadas, carne, lácteos, variedad de sustancias artificiales, etc.) el cuerpo, además de su trabajo usual, tiene que dedicarse a contrarrestar, evitar y reparar los daños y efectos desfavorables que tienen dichos alimentos. Esto pone al cuerpo bajo un estrés mayor del que debería tener, y claro, se desgasta más rápido.

Remedio: ¡Come lo que te hace bien!

comiendo bien

Si no estás seguro de que esto sea totalmente cierto, haz la prueba un tiempo, comienza a comer más de las cosas que le hacen bien a tu cuerpo (verduras, frutas, semillas, alimentos lo más naturales posible) y sin duda vas a comenzar a notar efectos en cómo luces. Tu piel luce más radiante, te ves menos hinchado… en serio te empiezas a ver más joven. Haz la prueba si no me crees. Ahora bien que si no tienes ni idea de por dónde empezar para organizarte y comer mejor, puedes entrar a este Curso en Línea, en donde te podrás dar una idea mucho más clara de los alimentos benéficos para ti y cómo incorporarlos a tu día a día :)

 

  1. Exponerte demasiado al sol

demasiado sol

Este punto se enfoca principalmente en el aspecto de la piel. Como bien sabes, la piel es el órgano más grande del cuerpo, y es en el que primero notamos los signos del envejecimiento. La piel nos protege de los agentes externos, sin embargo, esto no quiere decir que la piel no necesite protección también.

El sol es algo que debemos recibir todos los días para poder generar vitamina D y absorber el calcio bien, sin embargo, una cosa es recibir una cantidad adecuada de sol, y otra es pasarse de la raya. Lo peor que puedes hacer para envejecer tu piel es asolearte en exceso. Si eres de los que les gusta tirarse a asolear como lagartija por horas cuando vas a la playa, para presumir el color dorado al regresar a la ciudad, vas que vuelas para que tu piel se vea vieja antes de tiempo. Por favor evita ponerte a tostar.

Remedio: ¡Toma el sol de manera inteligente!

La cantidad de tiempo de exposición al sol que necesita cada persona para obtener su cantidad de vitamina D necesaria varía según el color de la piel y la intensidad del sol por la hora del día/temporada del año.

Sin embargo (de manera muuuy general), alrededor de 20 minutos de exposición al sol en brazos y/o piernas cuando el sol tiene una intensidad media-moderada es suficiente.

Cuando vayas a la playa o de vacaciones, por favor ten en cuenta a tu pobre piel y no la expongas a una exposición excesiva al sol. Si vas a hacer actividades bajo el sol, trata de hacerlas antes de las 10 de la mañana o después de las 5 de la tarde, cuando el sol no está tan fuerte y siempre usa bloqueador.

mascaras anti sol

Las mujeres chinas llevan esto al extremo y de plano van a la playa con máscaras para que no les dé el sol en la cara

En situaciones más cotidianas, es decir, ya en la vida diaria, cuando salgas a la calle trata de dejar descubiertos los brazos y una parte de las piernas de ser posible, para que puedan absorber los rayos del sol, pero usa bloqueador solar en el rostro, para evitar que te salgan arrugas o manchas antes de tiempo.

  1. No hacer ejercicio

sedentarismo

El cuerpo humano no está hecho para estar sentado y mover los dedos alrededor de unas teclas (¡ouch! sí… también me cayó la pedrada… porque mi trabajo precisamente se trata de eso…) pero en serio, se supone que deberíamos estar teniendo actividad física para procurarnos nuestra comida y modo de subsistencia… así fue como el ser humano se creó. Tal vez en algunos millones de años seamos un cerebro con ojos y manos que sobreviva con el oxígeno del aire y no necesite hacer nada más que teclear… pero mientras tanto, tenemos un cuerpo que hay que cuidar y parte de cuidarlo es ejercitarlo… TODOS los días.

Sin ejercicio, el cuerpo se empieza a deteriorar y a atrofiar. El ejercicio hace que nuestra condición física se mantenga excelente con todo y el paso de los años, y además, el ejercicio nos ayuda a liberar toxinas que de otra manera tardarían más en salir del cuerpo, nos ayuda a liberar estrés, en serio que el ejercicio es muy, muy importante… y por si hace falta enfatizarlo más: MUY importante.

Remedio: ¡Hazte el tiempo para hacer ejercicio!

Lo principal de lo que se queja la gente cuando no hace ejercicio, es que no tiene tiempo (lo sé bien… yo me quejaba de lo mismo). Pero la verdad, lo que no hay son las suficientes ganas.

Con tantas cosas que tenemos que hacer en la vida diaria, lógicamente nunca va a HABER tiempo, porque el tiempo ya lo tenemos ocupado con otras 1000 cosas qué hacer.

Lo único que puede remediar la situación, es HACER el tiempo. Si te interesa hacer ejercicio, entonces tienes que HACERTE el tiempo para él, es decir, activamente buscar y sacar el tiempo para tu ejercicio, sacando probablemente de la lista otras actividades que tal vez no sean tan importantes, porque si te quieres “esperar a que haya” tiempo, pues déjame decirte que entonces no sucederá nunca.

Hazte el tiempo que puedas permitirte en el día. Tal vez tú puedes media hora al día, tal vez puedas más de 1 hora, piensa en tus actividades cotidianas y luego establece el tiempo que te puedes tomar para hacerlo, y ponle prioridad alta por favor. Tampoco te tienes que inscribir al gimnasio; ponte tus tenis y sal a caminar a buena velocidad, corre, haz ejercicios de cardio en casa, pon música y ponte a bailar como loco, ¡el chiste es moverte!

 

  1. Fumar

como dejar el cigarro

El tema del “cigarrito”, pareciera que es fácil de abordar, porque todo mundo sabe que hace daño y ya, pero la verdad no es tan sencillo, porque a pesar de que todo mundo sabe que hace mal y que puede causar cáncer, enfisema, problemas circulatorios y más, y que hasta las cajetillas ya traen leyendas enormes con los riesgos y hasta imágenes gráficas de ratas muertas/senos amputados/tumores en la boca etc., mucha gente de plano no deja de fumar.

No te voy a sermonear aquí con los efectos dañinos del cigarro a largo plazo porque esos ya te los sabes de memoria y además, como que esas cosas nos parecen muy lejanas. Esos efectos a largo plazo se nos hacen como que le suceden a otra gente, en otro planeta y que nosotros estamos muy alejados de eso y no nos es real.

Entonces, para que sea más real, mejor pensemos en lo que nos ocasiona el cigarro AHORITA: Tu condición física se pone fatal, o por lo menos, no está tan bien como podría estar. Corres o subes escaleras y ya sientes que se te sale el pulmón, y lo peor es que con cada año que pasa, la cosa empeora.

Otra: Debido a la alta cantidad de sustancias oxidativas que contiene el cigarro, te salen arrugas y manchas en la cara (y en las manos) antes de tiempo. Sigue fumando y te vas a ver 10 o 20 años más grande de lo que eres… eso sí que da miedo… ¿no?

Remedio: ¡Haz ejercicio y encuentra nuevas maneras de socializar o de canalizar tu ansiedad!

No me dejarás mentir… muchas veces el hábito del cigarro empieza y continúa porque es una herramienta para socializar (acompañar con el cigarro a los demás que también fuman, romper el hielo cuando no conoces a alguien con el pretexto de un cigarro/encendedor, etc.) y también a veces el cigarro es una manera de desahogar el estrés, pues si te fijas, cuando más fuma la gente es cuando está nerviosa o está en una situación complicada.

Date cuenta del factor inconsciente que te motiva a fumar y trata de modificarlo o encontrar otra manera de cubrir ese aspecto (ya sea el social, la ansiedad, o el que sea).

como dejar de fumar

Hacer ejercicio también ayuda mucho a dejar el hábito del cigarro, pues notarás que el ejercicio va a requerir que tengas mejor condición física, lo cual es prácticamente imposible si fumas, así que el hábito del ejercicio puede ir reemplazando al mal hábito del cigarro. No te va a agradar estar casi desmayándote cada vez que intentas correr o ejercitarte un poco, así que como consecuencia, lograr un mejor desempeño en el ejercicio que estés haciendo te puede motivar bastante a ir dejando el cigarro (te confieso que eso funcionó para mí, y gracias a eso yo dejé de fumar hace ya varios años).

 

  1. Dejar de aprender cosas nuevas

aprendiendo cosas nuevas

La frase que dice “músculo que no se usa se atrofia”, es totalmente cierta también para el cerebro (aunque no sea un músculo propiamente dicho). Aprender cosas nuevas no es algo que solo hagan los que están en la escuela. No pienses que porque ya saliste de la universidad o porque ya no estés estudiando en este momento, entonces no tienes por qué aprender nada nuevo.

Para mantenerse joven, el cerebro necesita retos, necesita ejercitarse con cosas nuevas para no atrofiarse y no comenzar a decaer.

Remedio: ¡Anímate a retar a tu cerebro!

No es necesario que te metas a la escuela para aprender cosas nuevas. Hay muchísimas maneras de aprender y retar a tu cerebro todos los días, para mantenerlo joven. Puedes aprender un nuevo tipo de baile, otro idioma, a tocar el piano… lo puedes hacer inscribiéndote a una clase, o desde casa, pues ya hay videos y cursos para todo tipo de cosas.

Pero tampoco necesitas tomar una clase… También puedes retar a tu cerebro con cosas de todos los días como aprender nuevas rutas para ir del trabajo a tu casa, ir a hacer tu despensa a un supermercado totalmente distinto, preparar comida diferente, etcétera. ¡La idea es encontrar retos nuevos!

You may also like...