Cómo curar un molcajete

Hace tiempo iba paseando por un parque cuando pasó una señora vendiendo molcajetes. Siempre había querido uno, así que no desaproveché mi oportunidad para por fin tener mi molcajete. Ahora la cuestión era… ¿está listo para usarse así? afortunadamente poco después me orientaron y me aclararon que ¡NO!, el molcajete no está listo para usarlo desde que uno lo compra.

Antes de usarlo por primera vez, hay que “curarlo”, para que al molcajete se le retire todo el exceso de piedra y material que tenga antes de comenzar a preparar nuestros alimentos con él.

El procedimiento no es nada difícil, pero sí es un poco extenso, pues no es de unos cuantos minutos y ya, pero veamos de qué se trata esto de curar el molcajete, paso a paso:

1.- Lava bien el molcajete

Primero que nada, tienes que lavar bien tu molcajete, pero fíjate bien cómo tienes qué hacerlo: ponlo bajo el chorro de agua y luego ponle una micro gotititita de jabón. No le vayas a poner mucho porque si no todo lo que prepares va a saber a jabón  :S

Talla bien el molcajete con una escobilla para trastes y enjuágalo bien.

como curar un molcajete

2.- Ponlo a secar al sol

Luego, pon el molcajete a secar en el sol… Este paso es el más tardado pues tienes que esperar a que quede perfectamente seco, lo cual puede tomar toda la tarde.

3. Muele semillas duras

Ahora, para curarlo, coloca un puñito de arroz o de maíz palomero y muélelos con el molcajete, esto es para que estas semillas, al ser duras, sirvan para pulir la superficie del molcajete y se lleven los excedentes de material que tenga.

En mi caso yo utilicé arroz y hay que molerlo hasta que quede un polvillo blanco. Si queda un polvillo gris, hay que tirarlo, poner más arroz y volver a moler, hasta que el polvillo esté completamente blanco, lo que denotará que ya no hay residuos de piedra en lo que se molió. ¡Asegúrate de moler por toda la superficie del molcajete que vas a usar para preparar la salsa!

como curar un molcajete 1

4. Volver a lavar el molcajete.

Una vez hecho esto, hay que volver a lavar el molcajete, recuerda, con MUY POQUITO jabón, y déjalo secar bien, antes de utilizarlo por primera vez.

Ahora sí, ¡ya tienes tu molcajete listo, para comenzar a preparar ricas salsas! 😀

You may also like...