Cómo preparar acelgas

La acelga es una de esas verduras de hoja verde que no puede faltar en nuestra alimentación, pues tiene muchísimas propiedades benéficas.

Las acelgas son una excelente fuente de:

  • Vitamina  K: que te ayuda a mantener huesos sanos, a que la sangre se pueda coagular en caso de una herida y a tener en buenas condiciones las células de las venas y arterias.
  • Vitamina A: muy importante para la visión y para el crecimiento celular.
  • Vitamina C: para fortalecer nuestro sistema inmunológico y evitar el envejecimiento de las células.
  • Hierro: Una de las fuentes más importantes de hierro de origen vegetal.
  • Magnesio: Para controlar la inflamación de las células, ayudar al cuerpo a controlar mejor el azúcar.
  • Potasio: Normaliza la presión sanguínea y promueve la salud de los riñones.

Con una taza de acelgas, ya habrás cubierto el 300% de la necesidad de vitamina K del cuerpo, ¡imagínate!.

Incluso se ha llegado a decir que le compite muy de cerca o que hasta “le gana” a la berza en cuanto a “planta saludable” (la berza ahorita está muy “en boga” pues es una verdura con muchas propiedades también), aunque una de las ventajas de las acelgas es que, a diferencia de la berza, es mucho más fácil de conseguir.

Si consumes las acelgas crudas en ensalada o jugos, recuerda que es muy importante lavarlas y desinfectarlas bien, para evitar que tengan algún parásito.

Honestamente, te diré que el sabor de la acelga cruda no es precisamente mi favorito, así que en ese caso yo prefiero tomarla en jugo o licuado, símplemente añadiendo algunas hojas de acelgas en un licuado o jugo de frutas. No le cambia tanto el sabor y sí le agrega muchos nutrientes.

Ahora bien, en algunos lados se ha dicho que debido a los oxalatos que tienen las acelgas, es mejor comerlas cocidas, para así poder aprovechar mejor el hierro que contienen. La verdad es que las acelgas también son muy fáciles de preparar y las puedes combinar con casi todo.

Si nunca has cocinado acelgas en tu vida, no te preocupes, esta es una guía sencillita para que prepares estas verduras y no te pierdas sus nutrientes y propiedades.

Primero, lava bien las acelgas y luego con un cuchillo haz un corte para retirar el tallo de enmedio.

acelgas

Luego, corta las hojas de acelgas en tiras del grosor que desees, aunque no importa mucho si están gruesas las tiras, pues a la hora de cocerlas, el tamaño se reducirá bastante.

como preparar acelgas

En un sartén, pon a asar algunas cebollas. Cuando estén bien asaditas, coloca las acelgas. Es importante que las cebollas se hayan asado bien para que el saborcito se reparta en las acelgas y queden riquísimas.

cebolla acitronada

Tapa el sartén, baja el fuego y deja cocinar por unos cinco minutos o siete minutos. Cuando la destapes, verás que las acelgas redujeron bastante su tamaño y estarán muy suaves.

como preparar acelgas (2)

Acompaña con alguna leguminosa, con papas y con unas tortillitas ¡y provecho! :)

 

 

 

You may also like...